Grupo RIO Laboratorio Clínico / Diagnóstico Médico

CORAZÓN, YO CUIDO DE TI

Monitores cardíacos

La condición física se determina, la mayoría de las veces, en la medida en que al realizar alguna actividad física nos agotamos o somos capaces de llevarla a cabo sin cansarnos.
En otras ocasiones la medimos con base a cuánto tiempo nos toma o dedicamos a realizar el ejercicio, la distancia que recorremos, las repeticiones que hacemos, la nivel de intensidad que logramos, etc.

Pero rara vez lo hacemos monitoreando el esfuerzo que el corazón hace para mantener la sangre circulando, los datos de frecuencia cardíaca no eran tomados en cuenta para la persona común que no realiza ejercicio de forma profesional o de alto rendimiento de competencia.

Con el avance de la tecnología ahora es posible llevar un monitor de pulso en nuestra muñeca a manera de reloj inteligente y existen varias aplicaciones para smartphone que almacenan y grafican datos cardíacos, que pueden ser de utilidad para conocer el grado de avance en el acondicionamiento físico.

Conocer sus datos de frecuencia cardíaca

Si toma la decisión de monitorear su frecuencia cardíaca con un monitor de pecho o muñeca, por la sencillez que representa respecto a tomar su pulso con los dedos, es importante que se familiarice con la información que puede obtener.

Lo recomendable es utilizar su monitor durante varios días las 24 horas, para que se registren los datos y posibles variables de acuerdo con las actividades cotidianas y de descanso que realiza.

Frecuencia cardíaca en reposo

Se refiere a la cantidad de latidos por minuto que realiza su corazón en condiciones de total reposo, recostado y al despertar.

A medida que se va acondicionando físicamente por medio del ejercicio, los valores de frecuencia cardíaca en reposo pueden ir disminuyendo como evidencia del fortalecimiento del corazón.

Ritmo cardíaco ambiental

Este valor se obtiene una vez que se ha levantado de la cama y está realizando sus actividades normales sin esforzarse, en otras palabras, de forma sedentaria, como trabajar sentado frente a la computadora, dialogar con alguien, leer o ver televisión etc.

Los estímulos externos como la temperatura, humedad, hidratación, alimentos que se consumen, el cansancio, estrés, hambre, sueño provocarán cambios en el ritmo cardíaco.
Resulta obvio que por mucho que se tenga una rutina, cada día es diferente y por lo tanto no existen valores “normales” o adecuados de ritmo cardíaco ambiental, lo ideal es monitorear cada día y llevar un registro personal, que permita identificar alteraciones.

La disminución puede ser señal de una mejor condición cardíaca y por el contrario un aumento del el promedio puede sugerir algún padecimiento cardíaco, por lo que valdrá la pena visitar al médico.

Frecuencia cardíaca delta

Es un indicador de los cambios en la frecuencia cardíaca cuando se cambia de posición, en especial cuando de estar sentado, se pone de pie.

La necesidad del corazón de aumentar su trabajo para llevar sangre al cuerpo cuando se está parado y vencer la fuerza de gravedad, provoca que la frecuencia cardíaca aumente.
La forma de determinar este resultado es restar el valor de la frecuencia cardíaca de sentado, al valor de pie.

Monitorear este valor y detectar elevaciones, puede sugerir un sobre entrenamiento, la posibilidad de estar desarrollando alguna enfermedad respiratoria, infección o reacción a algún medicamento, estrés e incluso falta de sueño reparador.

Frecuencia cardíaca objetivo

Para obtener el máximo provecho al entrenamiento, este debe realizarse recomendablemente dentro del rango de la frecuencia máxima objetivo, que va del 60 al 80% de la frecuencia cardíaca máxima (220 – su edad).

Se recomienda iniciar con la parte baja del rango, cuando se lleva un tiempo siendo sedentario e ir incrementando conforme se va ganando condición física y adaptación cardíaca.

Frecuencia cardíaca de recuperación

Es la capacidad del corazón de regresar a la frecuencia ambiental después de una actividad física intensa.

Es un valor que puede mejorarse con el entrenamiento o el ejercicio constante.

Para obtenerlo solo debe tomar su ritmo cardíaco inmediatamente después de terminar el ejercicio, un minuto después y por último dos minutos después de terminado el ejercicio.

Debe restar del primer valor (ritmo al terminar ejercicio) los valores de 1 y dos minutos.

Por ejemplo:
• Al terminar el ejercicio 170 latidos por minuto
• Al minuto 154 latidos por minuto.
• A los dos minutos 146 latidos por minuto
• 170 – 154 = 16 y 170 – 146 = 24

Se ha demostrado que la frecuencia cardíaca de recuperación es acelerada en las personas en buenas condiciones cardíacas y lenta en personas que pueden tener problemas cardíacos.

Por lo que los valores menores a 13 latidos por minuto de disminución en el primer minuto o de menos de 22 en el segundo minuto, sugieren que debe visitar a su medico para una mejor valoración.

Conclusión

Utilizar una herramienta como un monitor cardíaco o aplicación de smartphone para registra su progreso de ejercicio, será más útil si utiliza de forma adecuada los datos de frecuencia cardíaca que le proporciona.

Es muy importante reconocer que estos datos no son contundentes de enfermedades cardíacas o que el monitor le va a prevenir de algún padecimiento.

Si detecta cambios en sus valores de ritmo cardíaco y en conjunto su cuerpo se siente enfermo o diferente, no dude en acudir con su médico para que realice una evaluación profesional con los estudios y herramientas adecuadas.

Referencias

https://www.thisisant.com/consumer/news-info/tips

https://www.medpagetoday.com/blogs/skeptical-cardiologist/83528

http://lifestyle.iresearchnet.com/fitness/cardio-fitness-education/understanding-heart-rate-assessments/

Si conoces a alguien que pueda beneficiarse con esta información por favor ayúdanos a compartirla y síguenos en nuestros diferentes canales de comunicación para poder interactuar.

Ovario poliquístico

En ocasiones las mujeres suelen presentar irregularidades en su ciclo menstrual, la mayoría de las veces lo atribuyen tan solo a cuestiones hormonales, sin considerar que puede tratarse de un problema en los ovarios, como el ovario poliquístico. El ovario

Leer más »

Fibroma uterino

El fibroma uterino es el tipo de tumor no cancerosos más común entre las mujeres con edad fértil, crecen en las capas musculares del útero y generalmente no son peligrosos. Fibroma uterino Los fibromas uterinos también son conocidos como leimiomas

Leer más »

Enfermedad inflamatoria pélvica

El ser humano se encuentra expuesto de forma frecuente a la interacción con microorganismos que pueden ocasionarle enfermedad, como bacteria, virus, hongos o parásitos. En el caso de las mujeres, la exposición a estos agentes patógenos, en especial en la

Leer más »

Estimado Cliente

Le comentamos que estamos experimentando fallas en el suministro eléctrico, lo cual puede afectar su experiencia al visitarnos o interactuar con nosotros.

Agradecemos su comprensión, estamos trabajando para solucionarlo a la brevedad.

Esta página web usa cookies para mejorar la experiencia del usuario

DESCARGA EL E-BOOK GUÍA BÁSICA PARA EL CUIDADO DE LA SALUD

COMPÁRTELO...

Compartir en facebook
Compartir en twitter